Amor a la Tierra

A causa de una enfermedad que sufrí, he reflexionado mucho sobre la vida, de la Madre, de la Naturaleza. Creo que casi todos cuando hab...



A causa de una enfermedad que sufrí, he reflexionado mucho sobre la vida, de la Madre, de la Naturaleza. Creo que casi todos cuando hablamos, por ejemplo, de la Madre Naturaleza, hablamos de algo, o alguien afuera de nosotros. Olvidamos que somos parte de ella, o decimos, nosotros somos ella. ¿Cuáles son los elementos de la Madre? Tierra, agua, aire y fuego ¿de que esta echo nuestro cuerpo físico? De estos mismos cuatro elementos. Sin embargo nuestro cuerpo es prestado, es decir, nuestro cuerpo hace parte de este planeta, lo que llamamos Madre Tierra; somos de ella, somos ella. 

Si deseamos vivir en una comunidad en el campo es porque amamos a la Madre ¿verdad? Miremos un momento nuestro cuerpo físico, ¿cómo se encuentra?, ¿Está limpio?, ¿Bien alimentado?, ¿Bien vestido?, ¿Cómo estamos utilizando nuestros cinco sentidos?, ¿Cómo tenemos nuestros pensamientos, sentimientos, instintos?, ¿Será que nuestro cuerpo esta enfermo?

Pregunto otra vez ¿realmente amamos a la Madre? Amarla comienza con amarnos a nosotros mismos, cuidando sus cuatro elementos, conservando su equilibrio, cuidando nuestros sentidos, observando lo que permitimos entrar a través de ellos. 

A veces dije que mi terreno, en donde tengo mi casa y mis siembras, era mi extensión. No es así realmente, más bien mi cuerpo es parte de la Tierra; pero ahora lo veremos así.. El terreno en donde vivimos y sembramos es como un extensión de nosotros mismos, los sabios nos hablaron mucho acerca de que las sequías, inundaciones, terremotos, actividades de los volcanes, huracanes, fríos extremos y calores, etc. son una consecuencia del desequilibrio de la humanidad en sus emociones, instintos, lujuria, pensamiento o especulación excesiva, etc.

Observemos un poco el terreno que habitamos. He observado el mío y mi propio comportamiento. Un día llego el viento y tumbo casi todo el maíz que sembré. Ya tenía mazorcas; ¿qué me quiere decir la Naturaleza?, ¿Cómo estaba yo en esos días? Estaba pensando muchísimo. Se dice que el pensamiento es el elemento aire en nosotros, mis excesivos pensamientos no permitieron cosechar buenos frutos. Cuando estaba sufriendo debido a ciertos sentimientos, llovió durísimo por muchos días, entonces comencé a preguntarme si tenía relación con mi estado de ánimo, como si el cielo mismo llorara conmigo. Cuando estaba decidiendo sobre la intervención quirúrgica, mi cuerpo ya estaba bastante mal, mi tierrita comenzó a derrumbarse, abrió un abismo vertical a lo largo de la parte interna de la cerca. Cuando las lluvias pudren la yuca, observemos nuestras emociones. Cuando tenemos mucha plaga quizás estamos plagados con nuestros vecinos. Cuando hay un temblor debemos preguntarnos cómo se encuentra la ira y la lujuria.

Quizás algunos piensen: “¡Ja, claro, cómo no!, ¿Nosotros provocamos las tormentas, las lluvias o los temblores?, ¿Ella cree que nosotros tenemos poderes sobre la naturaleza? ¡Loca, orgullosa!” 

Pero digo que sí, es cierto. Claro, no en su totalidad, solo una pequeña parte, minúscula pero real; cada uno de nosotros somos responsables en parte de lo que está sucediendo “allá afuera”. Individualmente no podemos revertir el calentamiento global, la contaminación y sus consecuencias, porque esto implicaría cambiar a toda la humanidad. Sin embargo nosotros podemos sembrar árboles y proteger los bosques, podemos poner avisos y hacer protestas en contra de la contaminación del aire o del río, y de la tierra, es lo correcto; pero un cambio real comienza tomando responsabilidad sobre nuestros pensamientos, emociones, instintos, ordenando nuestros cuatro sentidos, limpiando y equilibrando nuestros cuatro elementos, cuidando cuerpo físico, la tierrita que habitamos. Quizás así comenzará a transformarse el entorno alrededor de nosotros, mejorando, dando buenos frutos. 

Cuando estaba en una comunidad en San Juan de Colón, me acerque é un sabio de edad e intente conversar con él; quienes conocen un poco este señor saben que esto no es nada fácil, digamos, no es muy conversador. Pero en esos minutos que pasé al lado de él comentaba algo sobre el comportamiento de las hormigas, las dificultades que tiene una gatica recién nacida con su madre, sobre un árbol de mango que está lleno de frutos pero están infestados de gusano. Él vive observando la naturaleza que lo rodea, mientras yo hablaba de mis grandes inquietudes como por ejemplo, el sentido de la vida. Por fin él habló: “mija, la mayoría de nosotros no sabemos para que estamos acá. Lo importante es aprender, y yo que ya tengo ochenta y dos años te puedo decir que casi todo lo que he aprendido es de la Madre Naturaleza. A ella le debemos todo. Ella es nuestra mamá”. 

Así es, observen; ¿cuántas veces estamos hablando cuestiones del Absoluto y más allá, buscando a Dios en algún plano espiritual inalcanzable para los pobres mortales? Muchos decimos que por estar ocupados en actividades para ganar el pan de cada día, no nos queda tiempo para lo espiritual. Pero no solo los que vivimos en el campo tenemos la oportunidad de conectarnos con la Naturaleza. Hay tantas cosas tan simples y a la vez tan maravillosas en el diario vivir; por ejemplo, ¿han observado qué tan sagrado es comer? ¿Han reflexionado que ese granito de arroz o caraota, la yuca, o los granos de una arepa de maíz tienen una historia? Ese grano tiene miles de años de historia. Desde los orígenes de la creación alguien tenía que sembrarlo, cosecharlo, cuidar estas semillas, y transmitirla a sus hijos y nieto; así este maicito pasa de generación en generación durante miles y miles de años para que hoy pudiéramos comerlo en forma de arepa Es milagroso poder observar la sabiduría de la creación en un granito de maíz, cómo emergen las raíces, tallo, hojitas, crece y provee frutos; ¿no es algo grandioso? Ni hablar de poder beber agua limpia, bañarnos en ella, vestirnos. El anciano dijo muy bien: “todo le debemos a la Madre Naturaleza”. Ella nos da todo; absolutamente todo lo que comemos, lo que vestimos, donde habitamos, proviene de ella. Hasta el plástico que es un elemento contaminante y artificial, pero viene del petróleo que es parte natural de nuestro planeta. 

Nuestra Madre Naturaleza, Nuestra Madre Tierra es un Ser Vivo y somos hijos de ella, somos parte de ella y estamos hechos de ella misma, al igual que todos nuestros hermanos menores, las plantas y los animales. Somos expresiones de la Madre, somos expresiones de Dios. Creo que para conocernos a nosotros mismos es indispensable vincularnos con la Madre. Reconociendo su maternidad y nuestra posición como hijos, este es el comienzo para regresar a Ella, observarla, intentar entenderla, aprender el lenguaje con que el cual se comunica. Ella nos da todo y por lo tanto es nuestro deber a comenzar a dar también a ella. Así como algunos ya vienen haciéndolo, ayudando nuestros hermanos menores, procurando el río limpio, evitando echar veneno a la tierra; es el principio físicamente hablando. Debemos evitar contaminarla con nuestros malos pensamientos, sentimientos e instintos. Contaminar nuestro cuerpo es contaminar a nuestra Madre; si tomamos responsabilidad de nuestra Tierra y todos sus cuatro elementos, ya estamos comenzando a Dar. 

¿No tenemos tiempo para un trabajo espiritual? ¿No es precisamente esto en lo que consiste nuestro trabajo espiritual? ¿No tenemos tiempo para comer, para sembrar, para trabajar, para ver, oír, palpar o sentir los sabores, para compartir con nuestros vecinos o con el bosque? ¿No tenemos tiempo para vivir el momento observando a nuestra tierra? ¿No tenemos tiempo para vivir? Nuestro trabajo espiritual es simplemente vivir la vida con todas sus cotidianidades, pero realmente viviéndolo en el momento presente, observando, conociendo, y amando a nuestra Tierra. Así se conoce a Dios, Viviendo en la Tierra. 

Por: Krisztina Kiss


COMENTARIOS

Nombre

Artículos,50,Audiovisuales,8,Boletin,12,BOLETIN SABIDURIA ANCESTRAL,3,Curso de NaturaGente,4,entrevistas,3,Eventos,7,Galeria de Fotografías,5,NaturaGente,3,
ltr
item
Naturagente Salvavidas: Amor a la Tierra
Amor a la Tierra
https://4.bp.blogspot.com/-HGVs0ylbKb0/WQub2z7JOCI/AAAAAAAAAus/Hl7j2vhRin0Wk_R71FDLqY6k1qax1ntFwCLcB/s320/450132532f93f043ef5ec7270c5a11fa.jpg
https://4.bp.blogspot.com/-HGVs0ylbKb0/WQub2z7JOCI/AAAAAAAAAus/Hl7j2vhRin0Wk_R71FDLqY6k1qax1ntFwCLcB/s72-c/450132532f93f043ef5ec7270c5a11fa.jpg
Naturagente Salvavidas
http://www.naturagente.org/2017/05/amor-la-tierra.html
http://www.naturagente.org/
http://www.naturagente.org/
http://www.naturagente.org/2017/05/amor-la-tierra.html
true
951947426324119772
UTF-8
Loaded All Posts Not found any posts VER TODO LEER MAS Reply Cancel reply Delete By Home PAGES POSTS VER TODO Conexiones sugeridas LABEL ARCHIVE BUSCAR ALL POSTS Not found any post match with your request Back Home Sunday Monday Tuesday Wednesday Thursday Friday Saturday Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat January February March April May June July August September October November December Jan Feb Mar Apr May Jun Jul Aug Sep Oct Nov Dec just now 1 minute ago $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago more than 5 weeks ago Followers Follow THIS CONTENT IS PREMIUM Please share to unlock Copy All Code Select All Code All codes were copied to your clipboard Can not copy the codes / texts, please press [CTRL]+[C] (or CMD+C with Mac) to copy